Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Frases San Agustín: Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti

Docente Agustiniano

pastoral004El perfil del educador agustiniano es el siguiente:

  • No es un maestro sino un “ministro” (servidor). El verdadero maestro es la verdad –Dios mismo- que hable desde dentro (maestro interior).
  • Usa el amor como motivador del aprendizaje. Si no hay amor a los alumnos, ni se puede producir el aprendizaje, ni mucho menos el hecho educativo.
  • La función primordial del Educador- Docente es facilitar, desbrozar el camino del encuentro entre el alumno y la verdad, ejerciendo para ello un doble ministerio: acercar la verdad al Alumno y acercar al Alumno a la verdad.
  • Su meta no es la información- conocimiento, sino la formación- sabiduría. No la transmisión de ideas, como datos, sino la oferta y promoción de ideales, como actitudes vitales.
  • Es fundamentalmente, un condiscípulo, un compañero de búsqueda. La escuela es una gran familia en donde el diálogo, la interacción y el compartir se constituye en elementos connaturales del proceso educativo.
  • En tanto es buen Maestro en cuanto sigue siendo un buen Alumno; vive su profesión como una vocación en constante afán de superación. De ahí que permanentemente este invitado a actualizarse, a militar en la Formación Permanente.
  • Su mejor elección es el buen ejemplo. Y su autoridad es principalmente, de contagio y prestigio.
  • Su misión no es anónima, sino personal, personalizada y personalizadora. La educación es para las personas con nombres y apellidos, con virtudes y defectos, con necesidades y valores. Debe pues, potenciar las diferencias entre los alumnos, pero en clave de unidad y comunión, en clave de proporción: no a todos igual sino a cada cual según sus necesidades y sus méritos.
  • Necesita un gran equilibrio en el ejercicio de su misterio. La educación es un proyecto en proceso en que se va desde el IMPONER al PROPONER y desde el PROPONER al EXPONER. De la DISCIPLINA al ORDEN y desde el ORDEN a la PAZ y al AMOR.

Su mundo de referencias esenciales tiene las siguientes coordenadas:

  • Interioridad: La verdad reside en el hombre interior. Educar es “sacar a la luz”, “ayudar a dar luz”, “recordar”, “iluminar”.
  • Trascendencia: El ideal esta siempre mas allá. El corazón del hombre estará inquieto hasta lograr saciar su sed de realización y felicidad personales.
  • Comunión: Necesitamos de los demás para ser nosotros mismos. La verdad no es mía ni tuya para que pueda ser tuya y mía. Un alma sola y un solo corazón hacia Dios.

San Agustín se expresa así del Educador Agustiniano:

  • El maestro interior: “Tenemos todos un solo maestro. Y, bajo él, somos todos unos condiscípulos. No nos constituimos en Maestros por el hecho de hablar desde una cátedra. El verdadero Maestro habla desde adentro.
  • Andar por dentro: “No te desparrames. Concéntrate en tu intimidad.¿ Porque gustas tanto de hablar y tan poco de escuchar?. Escucha primero, al que habla dentro y desde adentro habla después a los que están fuera”.
  • La verdad es participativa: “La verdad no es mía ni tuya para que pueda ser tuya y mía”. “No hablo como un maestro, sino como un ministro. Porque no hablo a discípulos, sino a condiscípulos; no a siervos, sino a consiervos, hay un solo maestro cuya escuela esta en la tierra y cuya cátedra esta en el cielo.
  • Objetivo, formar al hombre: “ Usando del amor como motivador de la enseñanza explica tus lecciones de tal forma que quien te escuche pueda aceptar lo que oye, y al aceptarlo, pueda concebir la esperanza de poseerlo y, al preñarse de esperanza pueda dar a luz el amor de lo oído y esperado”.
  • Capacidad de adaptación: “Nadie logra elevar al otro a su propio nivel a no ser que el mismo descienda al nivel del otro. “ Es preferible que nos critiquen los especialistas a que no nos entiendan los Alumnos”
  • Autoridad y disciplina: “El desempeñar un puesto de liderazgo no consiste en estar mas arriba, sino en ir por delante”. “No sancionemos, sino es para mejorar y evitemos toda indulgencia que lleve al empeoramiento. Consideremos como hijos a aquellos sobre lo que nos has dado autoridad”. “ Es mejor amar con severidad que engañar con suavidad”.